Como escoger el nombre para tu Ecoaldea

Carlos Rojas
Como nombrar tu ecoaldea
17 Mar, 2020

El nombre para una Ecoaldea es importante pues es el primer regalo que entregamos al mundo sobre nuestro proyecto. Muchas personas no llegarán a conocer nuestra aldea personalmente pero si conocerán su nombre e investigarán sobre ella de forma virtual. Mientras algunos miles de personas podrán visitarán la Ecoaldea en persona, es de esperar que varios millones de personas la conozcan de manera virtual usando su nombre como dirección y palabra clave para una búsqueda en internet. 

El nombre en la era digital además de tener el poder que siempre han tenido las palabras ahora es también una dirección virtual y su recordación, claridad y facilidad de digitación para personas nativas de diferentes lenguajes se vuelven asuntos relevantes.  

Si bien la imagen que se desea proyectar con un nombre debe ser positiva no debería representar un ideal demasiado alto pues como lo advierte Diane Leafe Christian en su libro ¨Aprendiendo a vivir juntos¨, una comunidad será evaluada en su coherencia con su nombre y podría ser vergonzoso no dar la talla de un nombre ambicioso.  

De igual cuidado es el uso de palabras en lenguas extranjeras o nativas, las aldeas tienden a ser favorables al uso de palabras ancestrales o de culturas nativas, y estas pueden ser o no ser positivas como nombre dependiendo de los factores que abajo se enumeran cuidadosamente como su capacidad de comunicar un concepto, su pronunciabilidad y recordación. 

Según la experiencia de quienes han estudiado el arte de poner nombres (naming, branding), los atributos de valor que debería tener un nombre para ser exitoso son los siguientes (Texto tomado sin modificaciones del sitio web luisan.net):

- Brevedad, brevedad supone sencillez, facilita su recuerdo y pronunciación (ligada directamente a la ley del mínimo esfuerzo). Permite impactar visualmente en espacios reducidos. Un nombre de marca óptimo, debería tener 2 ó 3 sílabas.

- Eufonía, el nombre de una empresa, marca o producto ha de tener una sonoridad agradable, la eufonía representa el valor estético de la identidad verbal, un nombre breve, sencillo y eufónico es siempre agradable al oído y provoca sensación placentera en el cerebro.

- Pronunciabilidad, esta característica asegura en gran medida la circulación del nombre, los nombres más fáciles de pronunciar son los que están compuestos equilibradamente de vocales y consonantes fuertes que se traduce en una mínima deformación fonética. Es fundamental para las marcas internacionales. las marcas difíciles de pronunciar requieren un esfuerzo mucho mayor de comunicación.

- Recordabilidad, el grado de recuerdo o pregnancia de un nombre de marca está vinculado a que sea original, que se asocie al concepto de producto o servicio, que sea breve y que sea fácil de pronunciar

- Originalidad, en el centro de los extremos, corriente y extravagante es más fácil que un nombre tenga éxito, un nombre corriente puede resultar original en un contexto insólito, una marca verbal abstracta o extraída del lenguaje corriente puede ser perfectamente sugestiva, aún sin necesidad de ser descriptiva.

- Únicidad, un nombre debe ser único, exclusivo, singular y extraordinario, que no haya otro igual en su sector de actividad. Debe ser especial.

- Idoneidad, al concepto de producto, servicio o empresa que representa, al posicionamiento o plan estratégico de implantación, al público objetivo. No obstante, a veces existe dificultad para obtenerla y se recurre a nombres de fantasía con gran valor de atención o nombres breves a los que se les dota de un fuerte componente personal.

- Internacionalidad, el nombre debe poder permitirnos sin mayores problemas la expansión de nuestra actividad en otras culturas y territorios, debe ser multicultural y con vocación internacional.

- Positividad, en un contexto en el que podemos cambiar nuestros hábitos de vida y obtener grandes beneficios, nuestro nombre ha de promover el cambio. Es necesario ser valientes y proactivos. Los nombres de marca deben poseer connotaciones positivas (con más razón en los nombres descriptivos). Existe una fonética positiva que, al margen del propio significado de los nombres de marca, se constituye como uno de los valores principales, por ejemplo que el nombre recuerde a la lengua materna, a seres queridos, personajes admirados, etc. Nuestro nombre debe aproximarse a un estado de ánimo elevado, mediante el uso de nuestra marca nuestra vida puede mejorar.

- Disponibilidad legal, los nombres de marca deben poder ser registrados para utilizarse de manera legal y poder representarnos en los organismos y administraciones oportunas. También por supuesto para evitar que personas ajenas puedan hacer uso de nuestra marca.

 

Este excelente texto ha sido tomado de la fuente: https://www.luisan.net/identidad-corporativa/naming.html

Introduccion al texto de LUISAN.NET por Carlos Rojas, Creador de Contenidos de UNE 
Incubador de comunidades +573103243045
carlos@unanuevaecoaldea.org